jueves, 31 de enero de 2008

Slow food, o el arte de disfrutar comiendo

En estos tiempos que vivimos, donde la inmeditez, la instantaneidad, el "en sólo 5 min.", "consígalo ya" o " en pocos segundos" se ha convertido en la base de nuestra sociedad, existe un movimiento/asociación que lleva la contraria a todas estas premisas. El "Slow food".

En su web http://www.slowfood.es/, (comida lenta? en inglés), se denomina como una organización internacional surgida en Italia en 1986, para contrarrestar la fast food y la fast life, impedir la desaparición de las tradiciones gastronómicas locales y combatir la falta de interés general por la nutrición, por los orígenes, los sabores y las consecuencias de nuestras opciones alimentarias.

Año tras año, este movimiento se ha ido desarrollando en otros países, como Francia, Suiza, Alemania, Japón (España todavía no), organizando ferias, impartiendo cursillos y conferencias, basados todos ellos en la vuelta a los orígenes de la comida. Y es que ¿Qué hay más placentero que un simple cafetito en una terrazita un domingo por la mañana? ¿O una comida entre amigos disfrutando cada bocado y cada trago de vinito?

Cuidado, cada vez más, estamos convirtiendo a nuestro paladar en un paladar vago, comiendo siempre lo mismo y mal, sin probar cosas nuevas o platos elaborados por falta de tiempo o ganas. No dejemos que nuestro paladar se infantilice, comiendo sólo filetes, huevos y patatas, disfrutemos de cada comida como si fuera la última, proclamemos el slow food en cada comida y hagamos una escapadita a Italia de vez en cuando para empaparnos más de su filosofía "tranquila". Amén.

Y si esto te sabe a poco, sácate la carrera universitaria de "especialista gatronómico" en la Universidad Gastronómica de Pollenzo (Italia) aka "L'Univesità del Gusto" http://www.unisg.it/, creada por "slowfood" para hacerte un experto en estas lindes.